Contacto: iu@iusanandres.es / Tfno: 600498748 — Concejala: Eloina Terrón Bañuelos

IU de San Andrés lamenta profundamente la insensibilidad de la que ha hecho gala el PP de San Andrés que votó en contra de la moción presentada para que se finalice el monumento a los represaliados de la dictadura en los términos inicialmente proyectados. El voto en contra de todos los concejales del PP de San Andrés, junto con la abstención del PSOE, el IxSA de Rubinat y el Pal-UL han impedido que prosperara la moción que IU de San Andrés del Rabanedo presentó en el último pleno municipal para pedir que la Mancomunidad de SERFUNLE, de la que forma parte este Ayuntamiento, finalice ya las obras, según proyecto, del Monumento a los Represaliados en el Cementerio de León, iniciativa promovida por el Foro por la Memoria de León y aprobada por unanimidad por todos los partidos políticos hace ya siete años.

La única formación política que apoyó la moción presentada por IU de San Andrés fue UPL, que argumentó que “las víctimas de la guerra civil merecen un reconocimiento y todo el esfuerzo necesario para terminar el proyecto tal como fue concebido”. Los dos votos a favor de la moción de la UPL y el voto de IU no pudieron impedir que las víctimas de la dictadura franquista volvieran a ser derrotadas y su lucha nuevamente ocultada y silenciada en este Pleno, que se convirtió en otra vergüenza histórica en la lucha por recuperar la memoria de quienes combatieron y dieron su vida contra el fascismo. Con los ocho votos del PP en contra de la moción, junto con los ocho votos de abstención del PSOE, y los votos de abstención de Rubinat y del Pal-Ul que sumaron 18 votos, frente a los tres de IU y UPL, consiguieron que no saliera adelante la moción de IU.

La construcción de este Monumento responde a la demanda de decenas de familiares de represaliados durante el franquismo, que en su día se pusieron en contacto con el Foro por la Memoria de León, manifestando su deseo de que se dignifique su memoria. En esta década de espera, muchos de los familiares de los más de 1.500 fusilados que han apoyado esta iniciativa han ido falleciendo sin poder ver plasmada una de sus luchas fundamentales: rendir tributo a la memoria de aquellos que fueron represaliados por la defensa de la legalidad republicana y de una sociedad más justa y democrática.

El Monumento está prácticamente acabado desde hace meses. Sólo quedan pequeños remates que finalicen la obra, para poder inaugurarla, tras casi una década de espera. Pero se pretende recortar elementos simbólicos sustanciales del proyecto original que dotan de sentido y significado a todo el monumento, alegando un motivo económico y administrativo que no se puede admitir en una institución como SERFUNLE con superávit económico estos años.

Estado del Monumento a los represaliados en marzo 2013

Estado del Monumento a los represaliados en marzo 2013

Eliminar los símbolos que le dan significado supondrá que dentro de cien años, las generaciones venideras no sabrán qué sentido tenía este monumento, como explicó la portavoz de IU, Eloina Terrón. Por eso no es admisible recortar ninguna de las placas con los datos de cada persona represaliada que van situadas en el interior de las paredes laterales del Monumento, dentro de los dos muros de hormigón convergentes, que ya están levantados desde julio del 2011. Ni se debería permitir que se suprimieran las tres placas añadidas con los colores republicanos en cada muro, pues desaparecerá su sentido. Es más, incluso el número total de placas, que suman 1.873 placas, es un número simbólico que alude al año de la proclamación de la Primera República, en referencia a la continuidad republicana.

Tampoco se pueden recortar otros elementos sustanciales del monumento: el monolito explicativo del significado de este monumento o la mesa-bloque que da título a la obra. Tampoco se puede suprimir el elemento esencial que le da sentido a todo el monumento, es decir, el árbol alegórico que simboliza la memoria de estas víctimas.

Foso donde iría el árbol republicano y quiere dejarse vacio

Foso donde iría el árbol republicano y quiere dejarse vacio

Este árbol enlaza con el grupo de siluetas de personas entrelazadas que recorren el exterior del monumento. Estas siluetas unidas como parte de una colectividad de destinos similares por las ideas que defendían, la de los represaliados que sufrieron el mismo destino, la fosa común, recorren el muro hasta hundirse en el suelo, introduciendo la mano de la última en el muro de hormigón, indicando la dirección del motivo escultórico del árbol, que se alza en la convergencia final de los dos muros, como enlace y conexión de toda la obra y que es el que se quiere recortar.

Es este motivo escultórico, realizado con cientos de varillas de metacrilato blanco, como árbol que se alza, el que simbolizará la memoria histórica que aflora desde el olvido: una especie de impulso que sale de la piedra del suelo y que tiene conexión con las siluetas de fuera, que van despareciendo; como un chorro de agua que sale, que se va haciendo cada vez más grande y que acaba en su parte más elevada con tres barras con los colores de la bandera republicana.

Si se elimina este “árbol de metacrilato” que se había planificado justo en la zona donde se juntan los muros y el pedestal asociado, supondría laminar el elemento esencial del monumento y el que le da sentido y significado a todo él, desapareciendo justamente la intención de homenajear la tragedia que sufrieron tantos hombres y mujeres fusilados y represaliados por la defensa de unos valores democráticos y republicanos, a los que se conmemora con este monumento. Así como tampoco se podría prescindir del monolito a la entrada del monumento en el que habría una breve memoria descriptiva para informar a las futuras generaciones del sentido del mismo. Estos recortes alterarían sustancialmente el proyecto original que tiene como autor al arquitecto Oscar García Luna.

La falta de previsión en la realización del monumento adjudicado en marzo de 2009 y cuya finalización estaba prevista para noviembre de 2009, el retraso de años por decisiones políticas injustificables y el consiguiente aumento de costes asociados a la paralización de la construcción del monumento, no pueden ser ahora una excusa para recortar un homenaje digno a quienes dieron su vida por defender la legalidad republicana vigente, volviendo a convertirlos en víctimas de este nuevo dislate. No pueden ser las propias víctimas las que vean de nuevo recortada la memoria de su lucha por motivos ideológicos escondidos detrás de excusas económicas o administrativas.

El Foro por la Memoria de León planteó esta iniciativa en 2003, hace ya más de 10 largos años, y la materializó el 4 de noviembre de 2004 como moción al Ayuntamiento de León, siendo aprobada en Pleno Municipal del 11 de marzo de 2005, por unanimidad de todos los grupos políticos del Ayuntamiento, incluido el PP y el PSOE. La realización de dicha iniciativa fue asumida por la Mancomunidad de Servicios Funerarios de León (SERFUNLE), que gestiona el Cementerio de León y en donde el Ayuntamiento de San Andrés tiene representación institucional.

Izquierda Unida exige que se respete la memoria de quienes dieron su vida por la democracia y se haga un monumento con la dignidad propia con el que fue concebido, sin utilizar excusas de recortes económicos cuando se están destinando miles de millones a rescatar bancos y grupos financieros que son los que precisamente han arruinado nuestra democracia.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: