Contacto: iu@iusanandres.es / Tfno: 600498748 — Concejala: Eloina Terrón Bañuelos

Nota de un empleado de correos:

Miles de carteros de toda España y otros tantos empleados de Correos marcharemos mañana 27 de noviembre (día de huelga) por las calles de Madrid contra los recortes de personal en esta empresa, la pérdida de poder adquisitivo por las continuas congelaciones o bajadas de salario a sus empleados, o el incremento de la eventualidad.
A todo ello hay que sumar la pérdida de más de 20.000 puestos de trabajo desde 2008 (8.000 en los últimos tres años) como consecuencia de jubilaciones, bajas incentivadas, traslados a otros organismos de la administración y amortización de plazas, entre otros.
Los sindicatos calculan que de mantenerse esta situación de abandono, y si no se garantiza la aplicación de un plan de futuro, se podrían perder otros 15.000 puestos de trabajo adicionales en los próximos cinco años. Es decir, en solo doce años, la plantilla de Correos habría pasado de 75.000 a 40.000 empleados.
A todo esto se unen los salvajes recortes aplicados a los 55.000 trabajadores que quedamos en Correos. Además de bajadas de salario y de la supresión de pagas extras, también hemos tenido que sufrir continuas congelaciones, la disminución de los días de asuntos propios o la desaparición o reestructuración de multitud de puestos de trabajo.
Al mismo tiempo, se ha incrementado la eventualidad hasta el 30% y se ha producido una gran sobrecarga en los puestos de trabajo por efecto de la medida de “cobertura cero” de las vacantes que se producen (por ejemplo, constantemente estamos teniendo que ampliar o doblar nuestra sección de reparto con la de los/las compañeros/as que faltan).
En la tercera reunión de la Comisión Negociadora del IV Convenio Colectivo / Acuerdo Funcionarial para la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos, celebrada el pasado 18 de noviembre, la dirección de la empresa propuso:
‐ El fin de la ultraactividad (se explica más adelante *), mayor polivalencia de todos los puestos ligándola al desarrollo de la estrategia comercial, más movilidad funcional, movilidad intercentros desregulada, geográfica (sin cambio de residencia sin compensaciones económicas, y con cambio de residencia sin garantía alguna), distribución del tiempo de trabajo a su antojo, jornada en cómputo anual con distribución irregular, potenciando la jornada partida, vacaciones según necesidades del servicio, volver en parte al reparto en sábados.
‐ Recortar los permisos (permiso de enfermedad familiar por desplazamiento al criterio arbitrario de la empresa, eliminar el derecho al permiso de un mes sin ser retribuido por fallecimiento del cónyuge o hijos/as), asuntos particulares ligados al absentismo, trabajo los días 24 y 31 de diciembre ligado a actividad comercial, eliminar los complementos económicos de las prestaciones de incapacidad temporal.
‐ Y, más grave aún, presentó una Resolución (*) según la cual, “transcurrido el plazo regulado en el vigente art. 86.3 del R.D. Legislativo del Estatuto de los Trabajadores (modificado en la última reforma laboral), y en el entendimiento que no hay Convenio de ámbito superior, la Dirección de la empresa quiere manifestar que ha decidido mantener provisionalmente el contenido normativo del III Convenio (el actual)… a la espera de la evolución de la negociación colectiva”, añadiendo que “No obstante se declara expresamente que el mantenimiento de las condiciones de trabajo se realiza hasta el 27 de Diciembre de 2014” o “hasta la entrada en vigor del IV Convenio Colectivo” si se pacta antes. Eso sí, recoge la Resolución que esto se “realiza de buena fe” y para “contribuir a la paz social” a la espera de “que las partes negociantes sean capaces de articular una solución (….) con un nuevo Convenio Colectivo”.
Traducido al lenguaje común: gracias a la reforma laboral de 2012, la empresa amenaza con que, si no se alcanza un acuerdo antes del 27 de diciembre de este año, se nos aplicaría el Estatuto de los Trabajadores; dicho de otra forma, en el plazo de cuarenta días decaería nuestro Convenio actual y, en consecuencia, todos nuestros derechos regulados en él.
¿Qué quiere decir? Que, a partir del día 28 de diciembre de este año desaparecerían:

‐ En salario: reducción al salario mínimo interprofesional (645,30€ al mes) y desaparición de todos los complementos.
‐ En jornada: imposición de la jornada de 40 horas semanales efectivas en cómputo anual.
‐ En intervención sindical: desaparición de todas las mesas de negociación.
‐ En clasificación profesional: supresión de todas las categorías. En otras palabras, no se distinguirán, por ejemplo, los puestos de reparto, clasificación, agente, atención al cliente, etc.
‐ En concursos y reajustes: desaparece el concurso permanente, los reajustes, las convocatorias de promoción profesional, etc.
‐ En garantías contra la movilidad: movilidad funcional, movilidad intercentros, movilidad geográfica y modificación sustancial de las condiciones de trabajo.
‐ En permisos: desaparecen todos los permisos (asuntos propios, días adicionales, etc.).
‐ En salud laboral y formación: desaparecen las garantías adicionales del Convenio.
‐ En acción social: desaparecen todas las prestaciones y ayudas, incluyendo las mejoras salariales en supuestos de incapacidad temporal.

(*) Esa Resolución es claramente ilegal, no se puede aplicar y se hace con la intención de presionar con el miedo. Y lo es porque en nuestro III Convenio Colectivo, todavía vigente, existe una cláusula que lo impide, la llamada de ultraactividad, que establece que el presente convenio seguirá vigente hasta que no se firme uno nuevo.
_______________________________________________________________________
En resumidas cuentas, la empresa pública más grande del Estado en número de trabajadores/as está en peligro. Las medidas propuestas por la dirección de la empresa, siguiendo las directrices de los poderes políticos vía SEPI, pretenden profundizar en el deterioro del servicio público e introducir amplias cotas de flexibilización y precarización laboral. Todo ello con vistas a justificar y preparar su proceso de privatización.
El salto cualitativo de las propuestas presentadas, respecto a anteriores convenios, muestra hasta dónde están dispuestos a llegar. Si alguna organización sindical no nos traiciona por el camino, negociando y firmando a nuestras espaldas, puede que los trabajadores y trabajadoras de Correos estemos iniciando en estas fechas la lucha más larga, costosa y dura de nuestra historia.
Toda muestra de solidaridad de la clase trabajadora será bienvenida.
Gracias compañeros/as.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: